Afiches Promocionales

Síguenos en nuestras redes

                

    

Desde la década de los sesenta y dado a su empuje Valledupar fue considerada la Ciudad Piloto de Colombia y mantuvo durante finales del 70 y principios de los 80 la tasa mas alta en construcción a nivel nacional. La ganadería ocupa, tradicionalmente, el primer renglón como fuente de riqueza, de allí que su Feria Ganadera haya alcanzado fama internacional.

La agricultura es uno de los principales renglones de producción, debido a la alta calidad de sus tierras. Según los estudios realizados por distintas comisiones técnicas, las mejores tierras aprovechables para la agricultura de la Costa Norte colombiana, están en el valle del río Cesar. Igual concepto emitió el Banco Internacional de Construcción y Fomento, luego de realizar un informe de factibilidad para inversiones en la zona. En las décadas de 1950 a 1970 la región del Valle del Cacique Upar se constituyó en el primer productor de algodón del país con 150.000 hectáreas cultivadas. Otro de los cultivos principales son el arroz, el sorgo y la palma africana.

Para la comercialización de los productos agrícolas propios y provenientes de otros lugares, la ciudad cuenta con una central de Abastos y una Plaza de Mercado.

 

 

 

 

  

 

    Bandera                      Escudo

                                     

 

Himno

I
II
CORO
Maternal, centenaria y bravía
luchadora en mestiza batalla
guardan leyendas, los acordeones,
del Valle del Cacique Upar.
En sus calles de estirpe española
remembranzas de un pueblo que canta,
con sus historias, sus esperanzas,
oh señorial Valledupar.
¡Oh Ciudad de los Santos Reyes!
matriarcal grito soberano,
tradiciones que te defienden
orgullosa fue tu libertad.
III
IV
V
Aborigen de casta muy valiente
de una raza labriega hasta la piel,
hoy nos quedan dos símbolos latentes,
el Arhuaco y el Kogui, muestra fiel.
Hacia el norte domina la sierra
donde el alma del Valle se siente,
un sol ardiente baña tus tierras,
airoso el río Guatapurí.
En el campo tus hombres muy fuertes
con sus brazos de amor y confianza
es algo innato, labrando cantan,
en busca de su porvenir.
CORO
VI
 
¡Oh Ciudad de los Santos Reyes!
matriarcal grito soberano,
tradiciones que te defienden
orgullosa fue tu libertad.
Nuestro suelo es emporio de riqueza
es progreso, tenaz Valledupar
entonemos un himno de esperanza
que sea el grito del Valle del Cesar.
   
     
     
     
     
     

Valledupar fue fundada por el capitán español Don Hernando de Santana el día 6 de enero de 1550 en el rico e inmenso valle que forman los ríos Cesar y Guatapurí y entre dos formaciones montañosas que le sirven de protección: la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía de Perijá. En honor a la fecha religiosa que se celebra ese día y como reconocimiento al Cacique Upar, jefe de la tribu que poblaba la región, el fundador le dio el nombre de Ciudad de los Santos Reyes del Valle del Cacique Upar. Tiene una extensión de 4493 Kilómetros que la hacen el municipio más grande del país rodeado de montañas y cruzado por el legendario río Guatapurí, fuente de riqueza natural e histórica, un río de aguas cristalinas que nace en la laguna Sirigua, en la Sierra Nevada de Santa Marta, a una altura de 4.400 metros sobre el nivel del mar y cuyo nombre en dialecto chimila significa "agua fría". Su población actual es de cuatrocientos mil habitantes con una temperatura promedio de 28 grados centígrados.

En 1560 fue erigida Parroquia y llegó a ser capital de la Provincia de su mismo nombre en 1850. Para esta época Valledupar registra migración de familias francesas, lusitanas e italianas. El aporte alemán llegó después de la Segunda Guerra Mundial y junto a ellos, en menor escala, el de los árabes. Ha sido tal el empuje y progreso de la ciudad, que por medio de la Ley 29 de diciembre de 1864, fue elevada a capital del Departamento del Valle de Upar del Estado Federal del Magdalena, pero al reestructurarse la división político administrativa del Estado Unitario Colombiano, fue clasificada como municipio del Departamento del Magdalena estableciendo su extensión y límites, según ordenanza 57 de 1915, la cual además, le dio el estatus conservado hasta julio de 1967, cuando fue reconocida como capital del nuevo Departamento de El Cesar, creado por la Ley 25 del mismo año.