Afiches Promocionales

Síguenos en nuestras redes

                

Valledupar, octubre 13 de 2016 - Boletín Informativo No. 058 

“Patillal es como una melodía que al oírla nos provoca cantar”…

José Hernández Maestre 

Entró en circulación el afiche promocional del 28 Festival Tierra de Compositores de Patillal que se llevará a cabo del 23 al 25 de diciembre y rendirá el más grande homenaje al Rey de Reyes del Acordeón, Gonzalo Arturo ‘El Cocha’ Molina Mejía. 

“Este año como es su costumbre Patillal abrirá las puertas para realizar este bonito evento que tendrá como homenajeado a Gonzalo ‘El Cocha’ Molina, de los mejores acordeoneros del mundo vallenato y cuyas raíces son patillaleras. La invitación es desde ya para que nos acompañen y vivan de cerca esta fiesta vallenata”, manifestó la presidenta de la Fundación Festival Tierra de Compositores de Patillal, Palmina Daza de Dangond. 

En este evento con el cual se cierra el calendario festivalero en Colombia se llevan a cabo los concursos de canción inédita vallenata, acordeón infantil y juvenil, piqueria y de cometas. 

La premiación es garantizada y días después de la conclusión del evento se lleva a cabo un acto de entrega a los ganadores de los tres primeros puestos de cada categoría. 

Las inscripciones para los diferentes concursos se abrirán a partir del 8 de noviembre y se atenderán en el corregimiento de Patillal y en la Tienda Compai Chipuco de Valledupar. 

El homenajeado Gonzalo ‘El Cocha’ Molina, indicó que le había gustado el diseño del afiche y que se unirá a la promoción del 28 Festival Tierra de Compositores que inicialmente se realizará en las ciudades de Bogotá y Barranquilla. 

“Entre todos vamos a seguirle dándole la mayor altura a este gran festival de Patillal que se hace con mucha dedicación por parte de sus directivos, y aprovecho para extender la invitación para que me acompañen. La fortaleza del evento está en los concursantes que son la materia prima, y los visitantes que vivirán momentos gloriosos en Patillal”, anotó ‘El Cocha’ Molina. 

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata a través de su presidente Rodolfo Molina Araujo, destacó la etapa promocional que se inició con la entrega del afiche y la visita a distintas ciudades del país, lo cual permitirá el éxito del certamen que llega a 28 años. 

Publicado en Todos los boletines

Valledupar, septiembre 4 de 2014 - Boletín Informativo No. 065

 Hoy, en el concierto ‘Loco de amor por Colombia’ en el Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’ el artista rendirá homenaje a Diomedes Díaz con la canción ‘Mi muchacho’ y de igual manera acompañado del cantautor Gustavo Gutiérrez Cabello cantará ‘El cariño de mi pueblo’. 

Por Juan Rincón Vanegas 

Juanes está de visita en Valledupar por la gira de conciertos ‘Loco de amor por Colombia’, y el escenario para su concierto será el Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’ donde con una amabilidad extraordinaria concedió la siguiente entrevista para dar detalles de su amor por la música vallenata, por el legado musical que dejó su amigo Diomedes Díaz y por la admiración por el cantautor Gustavo Gutiérrez Cabello, entre otros temas. 

¿Que significado tiene Valledupar para Juanes? 

Valledupar significa demasiado porque está ligada a mi vida obviamente por la música. He crecido y tenido muchas alegrías y siempre acompañadas de la música vallenata. También la admiración muy profunda por muchos artistas, compositores y sobremanera ese sonido de la música vallenata que a pesar de ser yo de Medellín siento que fuera parte de mi ADN. 

¿En pocas palabras que es para usted la música vallenata? 

La música vallenata es el símbolo de Colombia. 

Llega nuevamente a Valledupar y ya no está su amigo Diomedes Díaz, el Cacique de la Junta. ¿Qué significó para Juanes este ídolo de las multitudes? 

Diomedes específicamente marcó mi vida de muchas maneras y en muchas etapas de mis amores, de mis momentos de alegrías y tristezas y tuve la oportunidad de ser su amigo, de verlo triunfar y también el dolor de verlo partir que hoy se siente más estando acá. Diomedes Díaz, dejó un gran legado para esta querida música vallenata y en cada rincón se escuchan sus canciones. Esa es la maravilla de un artista que siempre estará presente. 

Para su concierto invita a Gustavo Gutiérrez Cabello. ¿Qué significado tiene para usted este cantautor vallenato? 

Gustavo significa muchísimo para mi y una de las canciones vallenatas que más me encantan ha sido compuesta por el maestro Gustavo Gutiérrez, y es precisamente ‘Sin medir distancias’, grabada por Diomedes Díaz. 

A Gustavo lo conocí personalmente hace dos años y cuando lo tuve al frente me llené de alegría, lo abracé y le dije gracias maestro por esa canción que la he cantado infinidad de veces y  no se imagina la admiración que le tengo. 

¿Juanes, siempre que vienes a Valledupar cantas vallenatos. Son de grata recordación cuando interpretaste ‘Bonita’ de Diomedes Díaz y ‘Los Sabanales de Calixto Ochoa. Regresa y vuelve y canta. ¿Está en sus planes grabar vallenatos? 

Siempre que venga lo haré porque el vallenato lo tengo marcado, me gusta mucho y no descarto en cualquier momento grabar canciones vallenatas de tantos compositores de esta región del país. 

¿Como analiza el trabajo que ha venido adelantando la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata para sacar adelante la auténtica música vallenata? 

El trabajo que ha venido haciendo durante muchos años la Fundación Festival es muy importante al mantener la vigencia del vallenato como un pilar fundamental del folclor colombiano. Admiro mucho lo que han hecho y además teniendo un escenario de gran categoría como el Parque de la Leyenda Vallenata que lleva el nombre de Consuelo Araujonoguera, la mujer que marcó el camino para el éxito que hoy ostenta esta música.

 Finalmente, ¿si quisiera un regalo de Valledupar, cual sería? 

El cariño de la gente. El cariño de la gente para mi es lo más importante, lo que más vale. El cariño de la gente no es material y significa que no se acaba y sigue para siempre en el recuerdo.

Homenaje a Diomedes Díaz 

Ese muchacho que yo quiero tanto

ese que yo regaño a cada rato

me hizo acordar ayer,

que así era yo también cuando muchacho

que sólo me aquietaban dos pencazos

del viejo Rafael. 

En el concierto ‘Loco de amor por Colombia’ Juanes rendirá un gran homenaje a Diomedes Díaz con la canción ‘Mi muchacho’ y estará acompañado en el acordeón por José Enrique ‘Coco’ Zuleta y las voces de Chabuco y Fonseca. 

El cariño de mi pueblo 

El que toda la gente me quiera

es un placer que me da la vida

que muchos desearían

el que todos los amigos míos,

se llenen de infinita ternura

con las canciones mías. 

De igual manera acompañado de Gustavo Gutiérrez y el acordeón de Oscar Negrete, Juanes interpretará la canción ‘El cariño de mi pueblo’.

“Estos son los momentos bellos que me regala la vida de acompañar a un artista grande, noble, sensible y amante de nuestras canciones vallenatas. Estoy que no me cambio por nadie, gracias a Dios por permitirme cantar con Juanes esa canción que tiene el mensaje del cariño de mi pueblo”, expresó Gustavo Gutiérrez.

 

Publicado en Todos los boletines

Valledupar, Agosto 1º de 2014

Hoy se conmemorará el natalicio de la ex ministra de Cultura y principal gestora del Festival de la Leyenda Vallenata, Consuelo Araujonoguera, hija de Santander Araujo y Blanca Noguera. 

Nació en Valledupar el jueves 1° de agosto de 1940. Fue la menor de una familia de nueve hermanos y madre de seis hijos. Ejerció como presidenta ejecutiva de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata’, columnista del diario El Espectador y autora de varios libros sobre la cultura vallenata. 

La opinión pública nacional la recuerda por la columna ‘La Carta Vallenata’ en el diario El Espectador, en donde comentaba, con un estilo sencillo y controvertido, los principales acontecimientos de la región y del país. Allí laboró sin pausa por más de veintidós años, como periodista y columnista. 

En 1968, junto con el ex presidente Alfonso López Michelsen, el maestro Rafael Escalona Martínez y otras prestantes personas, crearon el Festival de la Leyenda Vallenata, que con el paso del tiempo se transformó en el certamen folclórico más importante de Colombia hasta llegar por ley a constituirse en Patrimonio Cultural de la Nación.

‘La Cacica’ fue clave para que hoy la música vallenata sea conocida en todo el mundo y para que el baile del pilón tuviera el auge que logró al ser incluido en la inauguración del Festival de la Leyenda Vallenata. 

Hoy, Consuelo Araujonoguera cumpliría 74 años, pero la violencia el sábado 29 de septiembre de 2001, la separó de los suyos dejando, como dice la canción que más le gustaba, “Una honda herida”. 

En la lápida de su tumba se volverá a leer su epitafio: “Aquí yace Consuelo Araujonoguera, de pié como vivió su vida” y además se recordará la frase escrita por el periodista Juan Gossaín: “Consuelo es irrepetible. A ella, como dicen los campesinos de mi tierra, la parieron y después rompieron el molde”. 

 

Recuento histórico

Frases célebres de ‘La Cacica’, Consuelo Araujonoguera

 Por Juan Rincón Vanegas 

Para esta fecha se recuerda a Consuelo Araujonoguera, ‘La Cacica’, quien dejó un inmenso legado y unas frases amorosas, sinceras, polémicas y hasta premonitorias como la expresada el 8 de marzo de 1968: “Con el paso del tiempo el vallenato se impondrá en el mundo”.

El recuerdo de una persona que se prodigó en distintos frentes no se acaba porque en el universo que ocupó quedaron fotografiados, pintados y escritos las más bellas historias, alegrías y las tristezas que nunca se borran, así los años corran con la fuerza que le dan los días, las horas, los minutos y los segundos. En el caso de ‘La Cacica’, esta en una realidad inocultable. 

Ella, dejo huellas en todo su accionar sobre la faz de la tierra en el caso del folclor, de la cultura, del periodismo y de su quehacer provinciano desde donde dio el salto a la gran capital.

‘La Cacica’ profetizó lo que está pasando con el vallenato, que es consecuencia de la semilla que ella sembró, porque se la jugó con esos campesinos sencillos, trabajadores y sin educación, que abrieron el camino para que hoy el vallenato camine por la alfombra roja de los Premios Grammy Latino. Creó un Festival en el que nadie creía y demostró de paso que iba a llegar muy lejos

En su larga vida, 61 años, habló, escribió y dijo frases célebres que hoy es importante recordar.

1.- Para sacar adelante el Festival de la Leyenda Vallenata han sido indispensables noches insomnios y días sin descanso para poder hacer todo lo que está hecho, pero hoy podemos decir que, pese a que la tarea no está concluida, hemos logrado rescatar parte importantísima de nuestro pasado histórico y echar la bases de lo que ahora es, sin discusión, la mejor imagen de Valledupar y de lo que los vallenatos somos y representamos ante Colombia y ante el mundo.

2.- El Festival de la Leyenda Vallenata no es una simple reunión de conjuntos típicos de acordeón, de compositores, de cantantes, que durante varios días interpretan canciones, sino que detrás de todo eso, que también existe, está latente una poderosa fuerza cultural de hondas raíces y grandes proyecciones que no podían dejarse perecer.

3.- Cuando comienza abril, en medio de la dura realidad nacional, nuestra acordeoneros, cajeros, guacharaqueros, compositores, verseadores y cantantes nos confirman una vez más que hay empresas grandes y empresas pujantes y empresas famosas y empresas muy ricas…Pero la mejor, la única empresa del espíritu que sobrevive y se mantiene pese a todo y más allá de todo, se llama Festival de la Leyenda Vallenata.

4.- El Festival de la Leyenda Vallenata, o resumido Festival Vallenato, nuestro festival, tiene la virtud de haberse convertido en el exorcista anual de todos los demonios que nos acosan; en la posibilidad que tenemos de vencer otra vez al diablo de la indolencia, al espíritu malo de la indiferencia y ser desde hoy como ayer, los héroes del duelo. El maligno presiente con rabia y frustración el festival: será derrotado sin tregua en esta tierra bendita de gentes amables, abiertas y de corazón fácil.

5.- En medio de la crisis de valores que sacude al planeta esta gran empresa espiritual, llamada Festival de la Leyenda Vallenata, está repartiendo utilidades y cada quien recibirá a manos llenas sus cuotas de alegría, sus porciones de esperanza, sus dividendos de fe en las ganancias que hemos cosechado y acumulado en muchos años de rédito de este gran tesoro de la cultura y del espíritu que es, al fin de cuentas, el capital más sólido y la riqueza más grande del hombre sobre la tierra.

6.- Si el palo de mango hablará tendría que empezar a contar las lágrimas que hemos derramado, las iras que he cogido, las injusticias que han cometido, los insultos que nos han hecho, pero también de pronto el palo de mango terminaría cantando ‘El amor, amor’ para decirles a todos que el Festival de la Leyenda Vallenata, es una institución y que gracias a Dios ya está consolidado, que pienso que es como un tren al que hay que prenderle la máquina y camina solo.

7.- El vallenato de verdad no se hace. No se fabrica. No se elabora, ni siquiera, digo yo, se piensa o se diseña. El simplemente nace. Nace con fuerza como cualquier machito entre sollozos y pataleos después de que lo engendra el sentimiento y lo pare la inspiración. 

8.- Mi peor defecto, la impaciencia y la intransigencia con cosas mal hechas. Detesto la mediocridad y a los pusilánimes. Odio la picardía y la deshonestidad, a los picaros y deshonestos de cualquier género, número y tamaño. Odio los perezosos y a los desordenados, en el orden moral, se entiende.

9.- Confió en que el vallenato, el autentico, el puro, el sacrosanto vallenato de Francisco El Hombre, de Chico Bolaño, de Emiliano Zuleta Baquero, de Lorenzo Morales, de Luís Enrique Martínez, de Rafael Escalona, de Tobías Enrique, de Gustavo Gutiérrez, y de otros tantos que se me olvidan, pero que valoro, no muera nunca de muerte natural y menos asesinado por los reformadores con alma de mercaderes.

10.- El mejor homenaje que puedo recibir el día que yo muera, es que no callen los acordeones y que el Festival de la Leyenda Vallenata, siga siendo la mayor carta de presentación de mí amado Valledupar. 

Así fue toda la vida 

A propósito de este rosario de frases de ‘La Cacica’ expresadas en distintos momentos de su vida, el periodista Juan Gossaín quien la conocía, escribió lo siguiente: “Mi comadre fue así toda la vida. Explosiva y maciza. Ni en amores ni en desamores conoció jamás el agua tibia ni la media tinta. Mi comadre era una fuerza desatada de la naturaleza, como los terremotos o los huracanes, o como los derrumbes de hielo que estremecen la montaña nevada en que murió. Escribía como hablaba y usaba las mismas palabras rotundas para la querencia o para los rencores, para el cariño o para el encono, para sus alegrías y sus tristezas. La diferencia estaba en el acento amoroso de sus reproches. Nunca en mi vida he conocido una mujer más sincera. Rafael Escalona, quien tenía motivos para saberlo, me dijo una vez. “Mi comadre es la única mujer a la que le tengo miedo, pero ninguna me ha querido más que ella”.

 

Publicado en Todos los boletines

Valledupar, julio 15 de 2014 - Boletín Informativo No. 056

El Ministerio de Cultura conmemorará en la plaza central de Villa de Leyva, Boyacá, el domingo 20 de julio a partir de las 12:30 de la tarde, la Fiesta de la Independencia denominada: ‘País de Festivales’, donde conjuntamente con otros eventos se exaltará al Festival de la Leyenda Vallenata como el de mayor reconocimiento por su trabajo de conservación y promoción de la auténtica música vallenata, gesta que suma 47 años. 

En este acto estará presente el actual Rey Vallenato, Gustavo Osorio Picón, quien presentará una serie de canciones que han marcado la historia de nuestro folclor que cada día cuenta con mayor aceptación en el plano nacional e internacional. 

“Agradecemos al Ministerio de Cultura exaltarnos al lado de distintos festivales en Colombia, que venimos cumpliendo la tarea de sacar adelante nuestras raíces folclóricas. Este es un nuevo estimulo para continuar con esta tarea que ha dado los más grandes resultados y que el próximo año nos permitirá rendir homenaje a la dinastía López, quien jugó un papel importante para sacar adelante la auténtica música vallenata”, indicó Rodolfo Molina Araujo, presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata. 

El Ministerio de Cultura invita a los colombianos a hacer parte de este día inolvidable, una celebración donde se presentarán siete agrupaciones ganadoras de festivales de música y cinco ganadoras de festivales de danzas. Será una oportunidad para tener toda la diversidad del país en un solo escenario. 

Por parte de los festivales de música estarán: la Banda Sinfónica Infantil de Paipa, Boyacá; Quijotadas y Nocturnal del Festival Mono Núñez de Ginebra, Valle; Rancho Aparte del Festival Petronio Álvarez de Caliel; el Rey Vallenato, Gustavo Osorio Picón; Tradición del Festival Nacional de Gaitas Francisco Llirene de Ovejas, Sucre y la agrupación Zatélite del Festival Altavoz de Medellín. 

Por parte de los festivales de danzas se contará  con la Agrupación Folclórica los Opitas del Festival Folclórico, Reinado Nacional del Bambuco y Muestra Internacional de Folclor de Neiva; Danzas del Torneo Internacional del Joropo de Villavicencio; Agrupación Folclórica Joaquín Piñeros Corpa del Encuentro Nacional del Torbellino y las Danzas Tradicionales de Tabio, Cundinamarca; Revelación Pocabuy del Festival Nacional de la Cumbia de José Barros de El Banco, Magdalena y una muestra del pueblo indígena Kamëntsala con la Celebración del Betscnaté de Sibundoy, Putumayo.

Publicado en Todos los boletines
Miércoles, 09 Abril 2014 02:40

LA MÚSICA VALLENATA Y SU FESTIVAL

HUGO MENDOZA GUERRA
LA MÚSICA VALLENATA Y SU FESTIVAL

Valledupar es ciudad privilegiada porque cada año en este mes concentra la atención del País. La música vallenata como manifestación inmaterial convoca a todos. Alrededor de la caja, guacharaca y acordeón danzan momentos de mucha felicidad y jolgorio. Aquellos instrumentos de percusión y melodía penetran el Ser Colombiano.
El evento se ha erigido en la oportunidad para conciliar diferencias y afianzar propósitos de multiplicada índole: política, comercial, negocios públicos y privados. Al interior de una parranda deambulan tertulias donde la imaginación hace parte de la canción que se escucha y las conversaciones inteligentemente se enriquecen cada que se absorbe un wisky.
Realizar el Festival es un cometido exigente y bien complejo. Especular que puede organizarlo la Gobernación o la Alcaldía, por ejemplo, es eventualidad afortunadamente superada desde 1986. Ahí se requieren aportes económicos que los Departamentos y Municipios no pueden (por favor) distraer ante tantas carencias. La organización ha de continuar en manos de los particulares reunidos en una idónea Fundación sin ánimo de lucro. Y lo conceptualmente claro es que este tipo de entidades no distribuye utilidades (o mejor excedentes) entre sus miembros. La naturaleza jurídica nunca lo permite.
En Colombia eventos de esta magnitud, ya consolidados, generan toda suerte de opiniones encontradas y pasioncillas personales. Unas con buenas intenciones otras con notoria mezquindad. En todo caso, a la Fundación FLV gestora cultural del Festival no le ha quedado fácil soportar, en los últimos tiempos, los inmisericordes embates de que ha sido objeto.
Los sostenidos ataques ha obstaculizado que el Estado haya continuado haciendo aportes significativos para la realización anual del Festival Vallenato y ha espantado los apoyos privados. Siempre hay temores para participar en este majestuoso evento cultural. Se ha hecho mucho daño.
No obstante yergue siempre la maratónica jornada para alcanzar la realización de la actividad cultural que más engrandece a Colombia folclórica. La música vallenata es símbolo de identidad nacional. La frase no es huera sino realismo mágico, cada Festival lo pone de presente. El género musical definitivamente hincha el corazón y agranda el alma.
La presencia de gentes multiactivas en cada Festival no imaginan mínimamente siquiera las vicisitudes que hay que sortear. Se cree que todo es color de rosa. Sin embargo las dificultades las superan únicamente quienes les brota el amor profundo por el ritmo musical más posicionado nacional e internacionalmente. El hermanado entusiasmo lo conserva ahí en el podio de los eventos culturales de la Patria.
El Festival de la música vallenata siempre estará con nosotros. Empero es verdad de apuño que con los resultados económicos de cada festividad se logra el punto de equilibrio financiero, pero no beneficios para consolidar el sueño del Parque de la Leyenda Vallenata. Hasta cuando cesen las agresiones jurídicas y los calificativos desobligantes.
Fíjense ustedes que en los hombros de un hombre valioso y correcto como Rodolfo Molina Araujo recae el éxito o el fracaso del pluricultural evento. Sin aspavientos y con su propio estilo en los últimos años ha organizado con logros el Festival, obvio con el trabajo colectivo de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata. Loas a cada uno de sus miembros. La insuperable Consuelo eternamente nos audita.

Publicado en Todos los boletines
Martes, 01 Abril 2014 18:14

Mitos y Leyendas

Los mitos vallenatos, al igual que todos los demás mitos del mundo, son creencias o relatos de sabor popular cuyos protagonistas son seres sobrenaturales y/o fantásticos que ejecutan acciones imaginarias sobrehumanas que trastocan deliberadamente los hechos históricos en los cuales se asienta el mito. El mito también tiende a idealizar un suceso o un personaje histórico que en vida realizó acciones notables, las cuales al ser relatadas y transmitidas de generación en generación adquirieren un tinte exhorbitante y fantástico que los convierte en mito. Las Leyendas son narraciones o relatos fabulosos que parten de un hecho real o realizable, pero que se adornan con la fantasía, cubriéndose de matices gloriosos o heroicos.

Leyenda Vallenata

Dicen las crónicas que corría el año de 1576, cuando en casa del lusitano Antonio de Pereira se desarrolla una intriga sentimental de la esposa de éste. La india Francisca, bella y sensual, despierta celos en la esposa del portugués, que sospecha que entre ésta y aquel existen relaciones amorosas, no obstante ser ella casada con el indio Gregorio. Llevada de celos, la dama hispana, Ana de Peña, maltrata y azota a la india y en presencia del resto de la servidumbre le corta los cabellos, perpetrando de este modo grave ofensa y humillación a la nativa. Un indiecito tupe de nombre Antoñuelo, burlando la vigilancia, logra escapar y acude al cacique de los tupes, Coroponiaimo, informándole de este incidente. El Cacique monta en ira, comunica lo sucedido al resto de la tribu y convoca una reunión con participación de sus aliados, entre otros, el Cacique Coroniaimo, y allí, previas deliberaciones, se toman decisiones de ataque contra los españoles para vengar la ofensa.

 

Itotos, cariachiles, tupes y chimilas adoptan la estrategia y se van al ataque. A sangre y fuego, el 27 de abril se toman el hato de Unyaimo, dando muerte a cada uno de los moradores que desesperados y en medio del fuego, salían inútilmente a defenderse, pues incendiado en sus cuatros costados por una lluvia de flechas, resulta vana la lucha por salvarse y perecen irremediablemente. Librada la batalla, corajudos y triunfantes, avanzan los indios guerreros al Valle de Upar, rodean por todos sus lados el templo de Santo Domingo y penetran a las casas de sus alrededores. Como era costumbre siempre que combatían, incendiaron todo y sin distingo de edad y sexo sacrificaron a los españoles que encontraron, sobrepasando el medio centenar.

Según refiere la leyenda, en el momento de la tropelía surge de entre el humo y las llamas la figura deslumbrante y de tierno mirar de una hermosa mujer, que recoge en su manto las flechas encendidas de los indios, evitando de ese modo la destrucción del templo y mayores proporciones de la mortandad. Ante el prodigio de esta aparición, los indígenas huyen despavoridos buscando refugiarse en sus dominios; pero no es fácil ni tranquila su fuga porque el europeo ha reaccionado violento, iniciando una persecución de exterminio bajo el mando del Capitán Antonio Suárez De Flórez, manco y valiente conductor de la Guardia Española.

Mientras los indios libraban la batalla de a pie, los españoles la emprendieron contra ellos debidamente montados a caballo. Esto permitió que remontando las sabanas de Sicarare, llamadas posteriormente "Del Milagro", les dieran alcance en la laguna del mismo nombre.

      

Como los indios sabían que de llegar los soldados a este punto estarían agotados y vencidos por la sed, procedieron a envenenar las aguas de la laguna con barbasco, el cual les produciría una intoxicación inmediata y la pérdida de todas sus fuerzas. En esas condiciones, fácil le sería al nativo dar muerte y vencer a sus seguidores. Pero ¿qué ocurrió? ¡He aquí lo inesperado! Nuevamente aparece la figura hermosa de la mujer que surgió en el Templo, que ya los indios conocían, y con un báculo en su mano, uno por uno, iba tocando a los envenenados y uno por uno volvían a la vida. Se había operado el gran milagro.

 

Leyenda Francisco El Hombre

Narra la leyenda que una noche al regresar Francisco después de una parranda de varios días y al ir hacia su pueblo, para distraerse en la soledad de la noche, abrió el acordeón y, sobre su burro, como era usual en aquella época, empezó a interpretar sus melodías; de pronto, al terminar una pieza, surgió de inmediato el repertorio de otro acordeonero, que desafiante trataba de superarlo; de inmediato Francisco marchó hacia él hasta tenerlo a la vista; su competidor, para sorpresa, era Satanás, quien al instante se sentó sobre las raíces de un árbol, abrió su acordeón, y con las notas que le brotaban hizo apagar la luna y todas las estrellas.

El mundo se sumergió en una oscuridad tal, que sólo los ojos de Satanás resplandecían como tizones. Sus notas eran las de un gran maestro; algunos dicen que de ese encuentro nació el canto del Amor-Amor, pues Francisco, dueño de grandes virtudes y poseído de mucha fe, lejos de acobardarse con la abrasadora oscuridad, abrió su acordeón e hizo sonar tan hermosa melodía y la magia de la misma devolvió la luz a la luna y a las estrellas, infligiendo mucho temor del demonio. Después clamó a Dios y entonó el Credo al revés con la potencia de su voz, de tal suerte que el demonio, vencido, exhaló un terrible alarido y con su acordeón a rastras huyó hacia las montañas donde se perdió para siempre.

Leyenda Sirena de Hurtado

Cuentan los abuelos que Rosario Arciniegas, era una niña muy linda y caprichosa, nacida en el barrio "Cañaguate" de Valledupar. Acostumbrada a hacer siempre su voluntad, no hizo caso cuando sus padres, fieles a la tradición, le prohibieron que fuera a bañarse a las profundas aguas del pozo de Hurtado en el río Guatapurí, por ser un Jueves Santo, día consagrado a rememorar la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Orgullosa y resuelta, Rosario se marchó a escondidas y al llegar al pozo, soltó sus largos cabellos, se quitó la ropa y se lanzó al agua desde las más altas rocas. Eran las dos de la tarde y, no obstante, el cielo se oscureció y cuando Rosario trató de salir de las aguas no pudo.

Un peso enorme en sus piernas le impedía moverse y como pudo llegó a la orilla donde comprobó, horrorizada, que sus extremidades inferiores habían desaparecido y en su lugar había una inmensa cola de pez. Estaba convertida en Sirena. Bien entrada la tarde, su madre, que suponía donde podía estar, salió a buscarla llamándola por toda la orilla del río. Pero nadie respondió.

Enterado todo el pueblo se sumó a la búsqueda de su cádaver creyendo que se había ahogado, pero en la mañana del Viernes Santo al salir el sol apareció sobre la roca desde donde se había lanzado y a la vista de su familia y de todos los que la buscaban, dijo adiós con la cola y se zambulló por última vez. Dicen que desde entonces la ven y oyen su canto los trasnochadores y los que amanecen por la orilla del río.

 El Ecce Homo

El Santo Patrono de la ciudad tiene tantos devotos como número de milagros a Él atribuidos. Numerosas personas, desde distintos sitios del país, e incluso del exterior, se desplazan a Valledupar a conmemorar el Lunes Santo, su día. El origen de la imagen que se venera en Valledupar se confunde en la Leyenda. No hay un registro histórico que certifique su procedencia.

De Él se dice que apareció un día en la antigua Catedral, luego de que alguien que dijo ser artesano y ebanista ofreció regalar una imagen para adornar la iglesia, a cambio de que le dieran los materiales para trabajar. Por habérsele salvado de un accidente aéreo, Alfonso López Pumarejo de regaló al Ecce homo unas cadenas de oro y como en ocasión de una procesión de Semana Santa se las quitaron, él se puso pesado y solo lo pudieron sacar después de colocarle las cadenas nuevas de oro que López le había regalado. Solo así aligeró su peso y los devotos lo pudieron llevar en hombros nuevamente, como siempre.

Los Mitos y Leyendas de los pueblos hablan de sus temores, deseos, supersticiones y creencias. Para los vallenatos tienen valor los siguientes personajes:

Las Ánimas: Son las almas de quienes están en el purgatorio. A ellas se les reza el dos de noviembre. Se les pide favores o milagros, y si una vez cumplidos el beneficiado no cumple con las promesas hechas, las Animas, comienzan a hacerle maldades en casa del incumplido. Maldades como las de trasponer las cosas, desordenar los armarios, echarle azúcar a la sopa, romper los platos y otras travesuras. También se dice que si en una noche de ánimas se las siente haciendo ruido en el cementerio y si quien las oye voltea para verlas, se convierte en estatua, queda petrificado. Tampoco se les debe hacer caso cuando a media noche van por la calle diciendo: "Alerta... alerta... ábreme la puerta... alerta... alerta...". Las ánimas son seres vestidos de blanco, con una túnica que les cubre desde la cabeza y llevan un gorro en forma de cono.
El Doroy: Cuentan los habitantes de todos los ríos que atraviesan Valledupar, que durante los grandes inviernos en esas crecientes inmensas que se salen del cauce, suele bajar hacia los mares, una culebra tan inmensa, que quien le ve la cabeza casi nunca puede verle la cola. Es el doroy, lleva sobre su cabeza un par de cuernos, posee barba como la de chivo, y emite además un canto igual al del gallo, pero quien la oye no puede volver a dormir hasta cuando pase la creciente. Es signo de desgracia si se le ve la cola, pero es buena señal para quien le ve la cabeza, la mujer embarazada que oye una doroy parirá un macho cantor. Además creen los vallenatos que cuando la doroy suba del mar hacia la Sierra Nevada por los ríos, esta será la primera señal del fin del mundo.
La Llorona: Es un espanto femenino que aparece en los pueblos o en el monte, según la historia, buscando a su hijo.
El Caballo sin jinete y el jinete sin cabeza: Espantos que asustan a los trasnochadores.
El carro fantasma: Es un espanto que parece en contravía, principalmente por la carrera 8ª, sin chofer y que con las luces altas encandila a quienes les sale, dejando solo ver el celaje.
Nano La Cru y Cabirol: Fueron si personajes de carne y hueso que alguna vez fueron normales, pero que se volvieron herramientas de persuasión usadas por los papás contra los hijos desobedientes.
La culebra de las siete cabezas: Aparece en el túnel que va del antiguo convento (hoy La Catedral) hasta el Colegio de Las Monjas (donde funciona hoy el Concejo de Valledupar).
Cuco: Nombre genérico de un ser de indeterminada figura con que se amedrenta a los niños para obligarlos a ser disciplinados y obedientes.
Mayuya: A ella no se le ven los pies. Viste de negro, parece que camina en el aire y dicen que se lleva a los niños.
El Silborcito: Otro espanto contra los niños. Es un enano, usa un saco de grandes bolsillos y un sombrero más grande que su propio cuerpo que usa para llevarse a los niños que encuentra de ambulando solos por la calle, especialmente a medio día, cuando el sol esta caliente.
Los Monitos: Se dice que hay personas que tienen pacto con el Diablo y que éste le da unos seres malignos que debe conservar en un frasco de vidrio, que salen solo para cumplir ordenes de destrucción de casas o cultivos que se pueden volver contra su poseedor si éste no domina los rezos y conjuros para hacerlos regresar al frasco. Igualmente se afirma que hay gente que se gana la vida descumbrando selvas con la ayuda de estos Monitos.
Aparatos: Se dice que salieron cuando se escucha un estropicio que no se sabe que lo produce ni de donde viene. Es como el ruido que producía una carretilla cargada de chatarra y manejada rápidamente a través de una calle llena de piedras. Se oye más que todo en los callejones de Castro Socarras, Pedro Rizo y en el de la Purrututú.
La Gallina con pollitos: Ella señala los sitios donde hay entierro de oro. Aparece solo ante quien esta destinado el entierro. También se la usa para asustar porque hay referencias de su agresividad y de los arañazos que le ha hecho a alguna gente. Tanto la gallina como los pollitos son negros.
La Llamita: También señala entierros, principalmente en la vía a la Paz y de aquí a San Diego. Por verla muchos han tenido accidentes en esa carretera.
El Buey mariposo: Persona conocida en Valledupar, que vivió en el barrio la Guajira, en la calle de la Mala Palabra. Se afirma que tenía pacto con el Diablo, pues siendo un ladrón, cuando la policía salía en su búsqueda él era capaz de esconderse detrás de un palo de escoba, sin ser visto.
La oración del perro negro: Es la que dicen se sabía el abuelo del Buey Mariposo y que gracias a ella, siendo el correo de la ciudad, era capaz de ir y venir a Fundación el mismo día.
En esta región también se cree que hay vampiros que le chupan la sangre a la gente; se dice que en la finca de Genaro Villero, en la región de El Jobo, que esta entre la Paz y San Diego, hay un árbol de mamón que da ciruelas; se sabe de personas que a las doce de la noche, en jueves o viernes santo, celebran pactos con el Diablo en el cerro de la Popa o en el cerro de la finca Convención. El cerro de la Popa ya quedó dentro de la ciudad, al occidente. Y la finca Convención está entre Valencia de Jesús y Aguas Blancas; cuentan que en Pueblo Bello alguien hace bailar a un par de muñecos en el aire; y finalmente, que quienes pactan con el Diablo deben pagarle con el alma de personas que son entregadas a un toro negro.

 

Publicado en Folclor Vallenato
Martes, 01 Abril 2014 14:57

Origen

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata se creó el día 26 de abril de 1986 en la casa de Hernando Molina Céspedes ubicada en la carrera 5 No. 15-39 Plaza Alfonso López de Valledupar Cesar, como una entidad de derecho privado, sin ánimo de lucro, que hasta julio de 2005 funcionó en el sotano de la tarima Francisco "el hombre" de la Plaza Alfonso López de Valledupar, y actualmente funciona en las instalaciones del Parque de la Leyenda Consuelo Araújonoguera. La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata según sus estatutos tendrá una duración hasta el año 2085.

 

 

Martes, 01 Abril 2014 14:50

Importancia

La importancia que a nivel nacional ha tenido desde su creación el Festival de la Leyenda Vallenata es innegable, no solo por la presencia del Presidente de la República y algunos de miembros del Gabinete Ministerial en sus actos de inauguración, todos los años, sino por el inusitado éxito que la música vallenata cobra cada día. Cerca de 400 periodistas que representan un número aproximado de 200 medios de comunicación de todo el país y algunos de carácter internacional participan en el cubrimiento de este evento.

La importancia que a nivel nacional ha tenido desde su creación el Festival de la Leyenda Vallenata es innegable, no solo por la presencia del Presidente de la República y algunos de miembros del Gabinete Ministerial en sus actos de inauguración, todos los años, sino por el inusitado éxito que la música vallenata cobra cada día. Cerca de 400 periodistas que representan un número aproximado de 200 medios de comunicación de todo el país y algunos de carácter internacional participan en el cubrimiento de este evento.

Las compañías fonográficas de mayor importancia en el mercado de discos en el país también se suman al Festival presentando agrupaciones, en su mayoría de música vallenata, amenizando de esta forma, el desarrollo de los concursos durante los 4 días y noches del certamen. 

Martes, 01 Abril 2014 14:50

Evolución

El Festival de la Leyenda Vallenata en toda su historia ha ido evolucionando al compás del desarrollo social y económico de Valledupar. Desde sus inicios hasta 1986 este evento era organizado por la oficina de Turismo del Departamento de El Cesar. Luego se creó la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, la cual funciona desde 1987 en las instalaciones de la Tarima Francisco el Hombre de la Plaza Alfonso López. Ese mismo año el Festival sirvió de marco para inaugurar la televisión regional, con el canal costeño Telecaribe, que hasta 1998 estuvo encargado de transmitir en vivo y en directo el desarrollo del evento.

 

El Festival de la Leyenda Vallenata de 1999, marcó sin lugar a duda un hito en su historia ya que la transmisión de Televisión se realizó por primera vez a nivel nacional e internacional. También se efectuó la coronación de cinco “Reyes Vitalicios” que fueron seleccionados por representar escuelas del Vallenato en la Costa Atlántica, y por su trayectoria como reconocidos acordeoneros de la región que los cataloga como verdaderos juglares. De esta forma estuvieron representadas las tres escuelas: el Vallenato-Bajero de la región del Magdalena y Bolívar con Francisco “Pacho” Rada y Abel Antonio Villa; el Vallenato-Sabanero de Sucre y Córdoba, en Andrés Landero; y el Vallenato-Vallenato del Cesar y la Guajira en Antonio Salas y Lorenzo Morales. Estos hechos han aumentado sin lugar a dudas la trascendencia y proyección en este evento que ha colmado plenamente las expectativas del público amante de este folclor.'

Martes, 01 Abril 2014 14:49

Origen

Hace 40 años, tres personas pensaron que era hora de hacer algo para que todo ese acervo cultural y musical no desapareciera en las nebulosas del tiempo, y decidieron crear el Festival de La Leyenda Vallenata para recrear toda la magia de una tierra donde los mitos, las costumbres, las propias vivencias y una riqueza lingüística y oral nutren día por día la literatura y el pentagrama donde se tejen las letras y las melodías del vallenato.

InicioAnterior12SiguienteFinal
Página 1 de 2